FABRICACIÓN PRODUCTOS METÁLICOS

Homenaje a Alfons Marcó

Uno de los últimos herreros que quedan en Barcelona, titular de un establecimiento del siglo XIX, decide jubilarse

La fragua se apaga

alfons marcó

Su fragua prendió por primera vez en el doce de la calle Agullers, en el barrio de la Ribera, en 1854.Alfons Marcó dice que su herrería es posiblemente la más antigua de Barcelona.

No puede afirmarlo con plena seguridad porque comprobarlo exige un complicado trabajo de investigación´ entre legajos. Las licencias municipales de actividades económicas anteriores a 1985 no están informatizadas, y se encuentran clasificadas por calles, no por oficios.
Habría que revisar todos los viales. En todo caso, Marcó tiene los martillazos contados.

"Mi abuelo le enseñó el oficio a mi padre, y mi padre me lo enseñó a mí.

Antes las cosas eran de otro modo: los aprendices pagaban por trabajar y aprender un oficio. He decidido jubilarme en febrero del 2011. Mi abuelo cogió esta herrería hará 130 años. En- . tonces aquí había muchos artesanos que vivían en sus talleres. Aún encuentras en la Ribera cajitas de más de cien años, marionetas hechas a mano y zapatos cosidos a medida ..., pero cada vez menos. Poco a poco termina una etapa de la historia de la ciudad".

El nombre de Agullers es, dice el nomenclátor, anterior a 1778,dado por la proliferación de maestros fabricantes de agujas y utensilios de pesca. Portadores, la calle con la que el taller hace esquina, recuerda a los que transportaban vino. Estas vías nacieron tras el siglo XI. Barcelona traspasaba entonces el recinto romano. En el XIII concentraron la mayoría de oficios de la urbe.. "Ya no hay tanta clientela como antes -sigue el herrero-o La crisis se nota. Hoy en día lo que más importa a la mayor parte de la gente es el coste. Por eso priman los centros comerciales. Pero el negocio no va mal. Aún tengoclientes que hacen, encargos sin preguntar el precio". Su saber no se perderá con su retiro.

Su saber no se perderá:
Jesús Allas,que tiene una calderería industrial, se hará cargo de los clientes.

Jesús Allas, de 37 años, tiene una calderería industrial en Montcada. "Transformamos el hierro con las últimas tecnologías -dice Jesús-. Pero empecé con mi padre, trabajando con las manos, haciendo que las cosas se adapten a la gente, y no al revés". "Hace años que colaboramos -tercia Marcó-. Cuando me jubile, Allas atenderá a mis clientes. Si podemos arreglar los papeles la herrería continuará abierta en el centro de Barcelona; si no, la gente tendrá que ir a Montcada. Por ello, para que esto perdure, le enseñó lo que aprendí de mi .padre y mi abuelo".

Diseñar´ sus propias herramientas para esculpir un dragón en un trozo de acero, bien remachado, sin soldaduras, macizo y forjado, cortando con escarpa y martillo en lugar de con radial. "Hoy todo es hueco para abaratan -continúa Marcó-, pero se oxida en diez años. Todo se hace con moldes".ç

El protagonista de El club de la lucha,la novela de Chuck Palanhiuk contra la construcción de vidas fotocopiadas mediante el consumismo, se vanagloria de comprar en un centro comercial una vajilla con aparentes irregularidades para ´parecer artesanal. "Cada pieza artes anal es única, y ahora los moldes tratan de imitar esos detalles. La diferencia es la que hay entre ir a un sastre a hacerse una chaqueta y comprársela en las rebajas", explica mostrando fotografías de barandillas, verjas, mesas y dragones, recordando que en los tiempos de su padre se contaban en Barcelona cien fraguas. "No sé si queda alguna. El carbonero me dijo la última vez que vino que había otra en Gracia. Pero fue en el 2003, cuando le compré una tonelada y media. No creo que necesite más carbón. Tengo más que suficiente hasta la jubilación"..

Escrito por: LUIS BENVENUTY (Barcelona) para LA VANGUARDIA

ALLAS - C/ Molí d’en Bisbe, nave 38 - Pol. Ind. Foinvasa - 08110 Montcada i Reixach (Barcelona) Tel./Fax. 93 564 79 66
Página Web DYNAM-IQ